Mi primera PyConES: reflexión sobre un lenguaje de programación y su comunidad

Me encuentro en el tren de vuelta, de Cáceres a Madrid. No había estado nunca allí y la razón que me llevó a esta ciudad no fue otra que la PyConES 2017, un evento y un lenguaje prácticamente nuevos para mi.

Apenas había comenzado a aprender Python con un proyecto donde utilizaba una Raspberry Pi (o raspi). Lo primero que pensé del lenguaje (viniendo de programar con C# y Fortran) fue: “¡el código se escribe solo!”. En unas pocas horas ahí estaba yo monitorizando y controlando equipos (de forma muy sencilla) con raspi.

Oí hablar de la PyConES en el grupo de Telegram de CAChemE, pero en la web las entradas llevaban semanas ya agotadas. Sin embargo, tres días antes de comenzar el evento, recibí una llamada de CAChemE con motivo de un sorteo que había realizado la empresa Kaleidos: ¡Me ofrecía una entrada a la PyConES 2017! Una noticia totalmente inesperada. ¡Muchas gracias Kaleidos por la entrada, y muchas gracias a CAChemE por los trámites!

Ahí estaba yo, camino a Cáceres, sin saber muy bien lo que me iba a encontrar. Nunca había asistido a una PyConES. Llegué al hotel y de ahí rápidamente al evento para no perderme el primer taller, Parallel and Non-Parallel Stuff, con Pablo Galindo, sobre multithreading y multiprocessing. Ésta fue mi primera, y una de mis favoritas de la PyConES. Me quedo con: ‘Miedo y respeto a los hilos’ y el concepto de que el GIL (global interpreter lock) no se puede quitar (de momento) de forma general, solamente para una aplicación.

Al día siguiente comenzaba el maratón. Me gustó mucho la charla de Naomi Ceder, haciendo hincapié en la importancia de la comunidad, la diversidad, e inclusión. Una charla llena de emoción. Admiro su valentía por compartir con todos su experiencia personal, un ejemplo a seguir para continuar creciendo como comunidad.

Otra de mis charlas favoritas fue la famosa de las Metaclases: exactamente qué y (sobre todo) por qué, por Pablo Galindo y Víctor Terrón. Me quedó claro que ‘una clase es a una metaclase como una instancia es a una clase’. Pero lo mejor fue la manera de impartir la charla: la energía, la ilusión y el poder de transmisión de Pablo y Víctor.

Y por supuesto, sin que quepa duda, me encantó la Keynote final de Juan Luis Cano, presidente de Python España: Código abierto. Mucho camino por delante. Gran orador, invita a la reflexión. Un speech motivador, con fuerza, con sentido. Busquemos oportunidades en nuestro entorno, donde el código abierto puede marcar la diferencia, puede solucionar problemas. Busquemos oportunidades para hacer de este mundo un mundo mejor.

Y esto fue todo… ¿todo? Realmente no.

Es difícil resumir mi experiencia en unos pocos párrafos. Disfruté de esta conferencia como nadie sabe. Me fascinó el ambiente, la comunidad, la motivación de cada persona allí presente. Disfruté aprendiendo, no solo de las ponencias, sino de lo que se hablaba en los pasillos y las esquinas. Esta conferencia me trasladó unos años atrás, me recordó a mi experiencia en MIT donde, por los pasillos, se habla de cómo cambiar el mundo a través de la ciencia y tecnología. Un nexo de unión que, de forma remota, me ha llevado hasta la PyConES 2017.

¡Nos vemos en Málaga en la PyConES 2018!

No comments yet.

Deja un comentario